UNA REFLEXIÓN PERTINENTE.

SIEMBRAsocialismo

 

El pasado cuatro de julio se cumplieron diez años desde que el PP ocupó la alcaldía de L’Alcúdia de Crespins al haber obtenido seis de los once concejales en las elecciones municipales celebradas en mayo de 1999. Diez años transcurridos que me llevan a una reflexión que entiendo pertinente por mi parte y que debería serlo también para los dirigentes del PSOE local, partido en el que milito desde 1975.

 

Diez años transcurridos, bien merecen una reflexión en voz alta por parte de quien durante el doble de tiempo, es decir durante veinte años, dirigió un gobierno municipal socialista con mayoría absoluta constante y compartió responsabilidades institucionales en otros niveles políticos, con otros dirigentes locales que proyectaron esta agrupación local con fuerza y prestigio en la comarca de La costera y en el conjunto de organización socialista.

 

Algunos medios digitales a los que tengo todo el respeto que se merece la libertad de opinión, han comparado en las últimas semanas aquellos tiempos con los que hoy atraviesa la vida orgánica del socialismo local y la realidad institucional de nuestro ayuntamiento. Al respecto quiero puntualizar como punto de referencia rigurosamente histórica que, en mi caso, ninguna otra cosa me apartó de la vida política local sino unas elecciones primarias, a mi juicio extemporáneas e irreflexivas, que convino celebrar la agrupación socialista y que acepté de acuerdo con el sentir mayoritario de mis compañeros mas cercanos, de manera que no se alterara por la vía disciplinaria un proceso preparado ex profeso para un cámbio de ciclo y de personas que venia precedido por un acoso político de baja estopa que había trascendido el ámbito estrictamente político para afectar a los ámbitos personales y familiares de unas cuantas personas que formaban mi entorno más inmediato. Esa es la realidad documentada y no otra distinta que ya forma parte de las leyendas urbanas de la época que todavía permanecen en el imaginario orgánico sin saber muy bien por qué ni con que finalidad. Lo cierto es que lo que se preparó, salió y otras personas asumieron retos y responsabilidades adquiridas de manera voluntaria y democrática.

 

Desde entonces, lo cierto y verdadero es que los socialistas estamos ayunos de responsabilidades institucionales si exceptuamos los pocos meses que tuvimos la responsabilidad de gobierno como consecuencia de una moción de censura. El hecho constatable es que en los últimos diez años no hemos conseguido alcanzar el poder municipal por nosotros mismos y la segunda aseveración histórica es que aquel foro de debate democrático que era la asamblea local que, equivocada o no, decidió cambiar de referentes políticos y orgánicos con las consecuencias objetivamente negativas que hemos descrito, ha pasado a mejor vida en aras de un tacticismo que nos ha llevado a romper los puentes del dialogo y a un debilitamiento ideológico y estratégico que nos hace depender irremisiblemente de terceros partidos minoritarios que, conscientes de nuestra debilidad, establecen su estrategia legítima  dentro de un marco que es fruto de la lógica política del desgaste socialista como una de los factores para su crecimiento electoral. Si sumamos a este factor, el que ellos añaden de una experiencia de gobierno negativa y, como corolario, el que hayamos dinamitado los puentes y destrozado los contactos que permitían un mínimo entendimiento para poder formar un gobierno sólido en beneficio de la comunidad local, tenemos la situación actual perfectamente enmarcada. De lo que podemos deducir que, no es mucha clarividencia la que se deduce de nuestras actuaciones políticas ni de nuestras numantinas posiciones orgánicas.

 

Antes pronto que tarde, se impone la templanza, el sosiego y la reflexión política si queremos volver al camino abandonado de manera extraña hace poco más de diez años que nos permita poder volver a dirigir los destinos municipales con un gobierno potente y con una base política y social bien articulada.

 

Porque hay unas cuantas preguntas obligadas que han de servir de base a esa reflexión precisa y pertinente: ¿Qué beneficios políticos han devenido de aquella decisión mayoritaria de prescindir de las personas que venían encadenando cinco mayorías absolutas en el ayuntamiento?; ¿Cuáles han sido las consecuencias políticas objetivamente mensurables?. ¿Qué queda de aquella mayoría coyuntural que impulsó las elecciones primarias, las ganó y que primero perdió las elecciones y después  saltó por los aires en solo unos meses de gobierno municipal compartido e interino?; ¿Qué ha ganado el PSOE con todo esta sinrazón histórica?. Si nos damos una respuesta honesta a todas estas cuestiones podremos alcanzar ese punto de objetividad, alejada de los sectarismos y las consignas, que es absolutamente necesario para una reflexión que ha de ser obligada, rigurosa, generosa y profunda para que después se puedan materializar políticas y estrategias concretas que reconduzcan el papel del PSOE en la política local y nos hagan merecedores de la complicidad y la confianza mayoritaria de nuestros vecinos.

 

Solo el tiempo transcurrido y, con él, los acontecimientos negativos  vividos hasta este instante deberían ser un motivo suficiente para iniciar un proceso serio de análisis y reflexión política. Después, el trabajo, la generosidad  y las ideas compartidas desde el dialogo y el consenso pueden alumbrar un nuevo tiempo para el socialismo local; si no lo hacemos así continuaremos por mucho tiempo en la inanición política y la oposición institucional. Esa es la verdad y todos sabemos cual es el único camino; otra cosa es si todos estamos dispuestos a recorrerlo desde la sensatez, la libertad, el respeto y la igualdad.

 

Vicent Vercher Garrigós

Anuncios

Bien traido, en estos momentos, y publicado en Blogosfera Progresista.

Miraba en “La Opinión” la foto del Nuevo Proyecto Socialista y pensaba que aquella gente joven que no conoció de cerca las viejas luchas internas del PSRM-PSOE, originadas desde que dimitiera, en 1983, el ahora tan respetado primer secretario general del partido socialista de la Región de Murcia, Andrés Hernández Ros.

Desde entonces, en una batalla orgánica casi fratricida, de la que hoy se habla o se discute en todas las agrupaciones, se han ido dejando en el camino, y sin recoger, a muchos y buenos militantes de este nuevo y viejo partido. Y es que, desde entonces, el combate por hacerse con la ejecutiva regional ha sido incesante. Tampoco Saura ha hecho absolutamente nada por restaurar y armonizar el socialismo murciano. Pero yo, a pesar de ello y por un momento, pensaba que los socialistas de esta foto podrían alterar el autismo que en estos momentos padece el partido en nuestra Región.

Hace dos días, en una agrupación socialista, la candidatura de delegados, según parece cercana a Saura, salía adelante por ocho votos, mientras que la abstención llegaba a los treinta y siente. Y me dije: la rebelión de las bases. Pero posiblemente no será así. Porque la secular combinación de “aparatos” locales y sus delegaciones se opondrán en el congreso a aquellas otras desde las que se busca una salida a la crisis del partido.

Porque el sentido común nos indica, según los resultados electorales que se han producido por la gestión de la actual ejecutiva, que el partido sigue en crisis después de las asambleas, y lo viene estando porque muchos de los delegados están ya comprometidos con la “familia” a la que se identifican. Extraño vicio de una organización que debe buscar acuerdos y soluciones definitivas de entendimiento.

La evaluación del tiempo precongresual determina que Saura no tiene un proyecto distinto que aquel con el que ha perdido. La dirección actual no ha ofrecido una alternativa tan clara como ilusionante para hacerse creíble, convincente. La ponencia marco es de una torpeza política tan difícil de arreglar que, se supone, que se saldará en el congreso con una enmienda a la totalidad.

Por otro lado, la velocidad del sistema seleccionador asambleario en las agrupaciones, previo al congreso, ha sido demoledor, y lo que debía ser un congreso de más tiempo para más participación se ha constituido en un congreso diferencial de punteo de censos de referencias nominales insalvables, determinando todo ello un debate acelerado extraordinario que, además, sólo se quiere resolverse con la evaluación cuantitativa de la militancia agrupada en los cortijos de poder.

De otra parte y desde esta sintomatología, la buena voluntad no entra en estos protocolos de evaluación política. Pero entonces ¿por qué las bases del partido no culminan su proyecto de arrancarle al congreso un nuevo discurso regional autónomo y de un evidente progreso, referenciado en nuevos rostros?

Porque aunque se votara la lógica del sentimiento y de la razón sobre la validez de que los efectos resultantes de la mala gestión de la actual ejecutiva son muy negativos, verdaderamente desastrosos, la complicidad del poder orgánico, establecido en estos momentos con lícito esquema electoral de delegados al congreso, puede impedir el cambio deseado.

Entonces ¿cómo se puede atravesar la frontera de lo contradictorio? En principio, reflexionando y analizando en la Región de Murcia sobre la consideración que pudiera derivarse de la victoria de José Luís Rodríguez Zapatero en España: el PSRM-PSOE tiene la obligación de superar su crisis orgánica partiendo de un proyecto político moderno y nítidamente de izquierdas, y lo debe de transmitir un equipo cohesionado, que atienda todas las legítimas demandas de la militancia, desarrollado desde un lenguaje nítido, claro, pero semánticamente esperanzador para los ciudadanos, ilusionante.

Dirigido por un grupo de personas que estén dispuestas a rescatar a los hombres y mujeres que han quedado arrollados por una dinámica de casi treinta y cinco años de enfrentamientos, descontaminando el partido de las luchas internas y amparando en el proyecto a quienes, sinceramente, deseen ayudar a curar definitivamente, en un estado de leal conciliación, las huellas de tantos años dolosos.

¿Pero ello no es realmente lo que defiende el Nuevo Proyecto Socialista?, ¿el de unos jóvenes que eran unos niños cuando se originó aquella primera crisis orgánica?. Sí, pero hace falta una rebelión de las bases. O aún mejor, la unidad confiada de todos los militantes. Pero para ello, sería necesario, a mi modo de ver, un arbitraje. Liderado, tal vez, por el mismísimo Zapatero. Y el impulso estructural de una pasión evidente por conseguir, todos a una, partido y sociedad, un gobierno socialista para la Región de Murcia.

Espai Obert de Progrés: Carta de presentación, a modo de manifiesto.

REPENSAR LA IZQUIERDA, ABRIR VÍAS DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA, ALUMBRAR PROPUESTAS SOLIDÁRIAS.

Hace unos meses, algunas personas vinculadas a la izquierda histórica de nuestro pueblo nos planteamos la posibilidad de constituir una asociación ciudadana como espacio abierto y plural en el que debatir las cuestiones que hoy afectan al socialismo valenciano y a la izquierda en general.

Nos animaba en el empeño el comprobar que nuestro proyecto embrionario tenía antecedentes y ya se habían constituido en el seno del Partido Socialista y otras formaciones de izquierda, pacifistas y ecologistas iniciativas similares bajo la fórmula asociativa o de fundación privada de servicio público.

Las nuevas tecnologías y el trabajo en red nos abrían nuevas puertas y ampliaban nuestro espacio inicial posibilitando un intercambio de experiencias e ideas y establecían un ámbito de debate que, sin duda, es enriquecedor para la acción política democrática y progresista.

Las relaciones entre los compañeros del PSOE en la País Valenciano y el Estado nos llevaron a compartir un espacio multidisciplinar con la Fundació Societat i Progrés y con la Fundación Ernest Lluch. Posteriormente inscribimos nuestra página web en la casa común de la Blogosfera Progresista y de la Red de Blogs Socialistas.

 El trabajo cobró sentido en la última campaña para las Elecciones Generales al poder contribuir de forma activa dentro del Espacio del Voluntario Ciberactivista que puso en marcha el Comité de Campaña Federal del PSOE; un gran acierto estratégico y un instrumento ágil, inmediato y directo que ha contribuido sin duda a la divulgación masiva del programa socialista y a sus propuestas de gobierno que, ahora, podremos llevar a cabo al ser ratificado en la Presidencia del Gobierno de España el compañero José Luis Rodríguez Zapatero.

Esta es la sucinta historia de la gestación de esta asociación ciudadana que hemos bautizado de manera descriptiva como “Espai Obert de Progrés” y de su página ewb oficial “Espai Obert Socialista”.

Este es el espacio abierto a la reflexión libre, el debate abierto y el dialogo enriquecedor que hoy, después del rodaje y la experiencia de unos meses, queremos compartir con todos vosotros para que también lo hagáis vuestro desde la libertad más radical y la voluntad más altruista, porque solo con la participación de muchos avanzaremos siquiera un poco en la construcción de un proyecto que hunda sus raíces en los valores de la izquierda y contribuya desde su modestia al gran debate sobre el futuro de nuestra sociedad en un mundo globalizado, multicultural, mestizo, desigual e injusto.

En el fondo de la filosofía que anuma nuestro nacimiento asociativo se encuentra una excelente reflexión del filósofo Rafael Argullol y que plasma de manera sucinta en un escrito magistral: “Hybris”, termino tomado del griego para definir de forma clara la desmesura.

En él encontramos los puntos neuralgicos que devienen de un diagnostico preciso para abordar desde la izquierda el actual estado de cosas en el ámbito cercano y en el mundo plobalizado; porque coincidíamos con el autor que,  el interrogante más redundante que hemos encontrado en todos los foros es, si puede ser libre una sociedad mientras la codicia, la desmesura, la desmedida ambición y la mentira son libres. Y entonces decidimos contribuir desde la reflexión común a crear un espacio que permitiera encontrar una respuesta a esta cuestión que aquí, desde nuestra perspectiva, nos formulamos poco.

Dice Argullo que “El político ha callado ante la desmesura y el ciudadano, por lo general, también. Es el momento de contrapesar la desmesura con la responsabilidad ciudadana para que emerjan dirigentes políticos que aborden una regeneración inaplazable de nuestra democracia y alumbrar nuevas respuestas desde la izquierda”.

Para eso debemos atrevernos a condenar la desmesura, porque no podemos aspirar a la libertad mientras la especulación y el engaño sean libres. Para eso hemos alumbrado esta Asociación Ciudadana, para diseccionar las causas del actual estado de las cosas y obrar en consecuencia, es decir, de manera coherente, con honestidad intelectual y sin excusas cómplices en cuanto al trabajo político cotidiano desde la izquierda y las organizaciones progresistas.

Hemos querido comenzar nuestra andadura formal el 1º de mayo, por su permanente valor simbolico para la izquierda y lo hemos puesto nuestra primera palabra donde descansan los cuerpos de los seres queridos que han trabajado por construir lo que para ellos era el futuro y para nosotros es el presente; y lo hacemos con el compromiso de la lucha contra la desmesura y con la esperanza de que su recuerdo nos impulse a avanzar con la convicción de que solo trabajando honestamente por una democracia radical podremos contribuir de manera humilde, serena y rigurosa a la construcción de una sociedad plural equilibrada y armónica.

Os invitamos a participar a traves de nuestra web o nuestro correo, y en las numerosas actividades que sobre asuntos cotidianos y cercanos a los ciudadanos hemos programado y anunciaremos de manera oportuna y puntual.

Gracias por vuestra acogida.

Junta Directiva de la Asociación Ciudadana Espai Obert de Progrés.

espaiobert2@hotmail.com

                www.espaiobertsocialista.wordpress.com