• Top Clicks

  • Posts Más Vistos

  • Blog Stats

    • 316.442 hits

Camps responde, al fin, sobre el transfuguismo del PP.

POLÍTICA

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayer, el president volvió a burlarse de los periodistas

MARCOS PARADINAS

Su implicación en el caso Gürtel ha conseguido apartar a Francisco Camps, presidente de la Generalitat Valenciana, de las cámaras durante mucho tiempo. El dirigente popular se limita a acudir a presentaciones y actos institucionales, evitando ser preguntado por los periodistas. Ahora, los cruces de acusaciones por el transfuguismo en Alicante le han vuelto a poner en el punto de mira. Ayer consiguió evadir las preguntas al respecto, pero hoy, durante su comparecencia con la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha justificado la llegada de Zaplana a la alcaldía de Benidorm mediante un voto tránsfuga alegando que en 1991 no había Pacto Antitransfuguismo.

<!–Ayer, El Plural informaba de que Mariano Rajoy en persona, en 1991, había acudido a Benidorm a dar su respaldo a Eduardo Zaplana dos días después de que el ex ministro lograra acceder a la alcaldía gracias a un voto de una tránsfuga socialista.

Distancia infinita
Hoy, Francisco Camps, ha justificado esa actitud en quien hoy habla de que “algo huele a podrido en Benidorm” ya que en 1991 “no había un Pacto contra el trasfuguismo firmado entre los dos grandes partidos”. Además, Camps aseguró que “la distancia es infinita” entre el actual caso de Benidorm y el de otros municipios alicantinos donde el PP gobierna por mociones de censura.



Actitud cambiante
Camps respondía así durante su comparecencia con la ministra de Sanidad, que ha acudido al Palau de la Generalitat para analizar junto al presidente la situación de la Gripe A. Sin embargo, la actitud de Camps ayer era bien distinta a la de hoy y mucho más cercana a la que mantiene con los periodistas desde su implicación en el caso Gürtel.

Burla a los periodistas
Camps acudió ayer a Benidorm para inaugurar un hotel. En su comparecencia ante los medios, se le hizo una pregunta: “¿Qué diferencia hay entre esta moción y las del PP en Denia o Villajoyosa?” Su respuesta fue la siguiente, según narra Público: “Pues muchísimas gracias. Y la verdad es que estamos muy contentos con este edificio que acabamos de inaugurar. Hemos creído siempre en el turismo”.

El videomatón
Semejante burla a los periodistas no es nueva. Tras conocerse que el caso de los trajes se archivaba por decisión del magistrado De la Rúa (más que amigo de Camps), el presidente valenciano rechazó contestar a una periodista en la calle que le preguntó si se pagaba sus trajes. Minutos después, Camps emitía un vídeo enlatado con sus opiniones.

“No la conozco, gracias”
Hace una semana, cuando se conoció que el TSJM había requerido a su Gobierno que le diera los contratos que la Administración alcanzó con las empresas de la trama Gürtel, Camps fue preguntado al respecto. El popular replicó, sobre dicha petición: “No la conozco, gracias”.

La semana de la misoginia.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Beatriz Gimeno (escritora y ex presidenta de la Federación Estatal de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales)
  • BEATRIZ GIMENO

    18/06/2008

 

Esta ha sido la semana de la misoginia y del antifeminismo militante, de las resistencias al cambio, de la rabia contra la igualdad. El periódico El País lleva un tiempo dando la tabarra con los hombres que reivindican la custodia compartida, esa que no compartían cuando la tenían y que se les ocurre pedir cuando su mujer les deja. Esa con la que chantajean a las madres para pagar menos pensión, dejarlas sin el piso, etc. Contaré aquí algo muy personal: a cambio de la custodia de mi hijo, que mi compañero pedía, le entregué todo: el piso (que era de ambos) la pensión, el coche, y hasta mis cosas. Entonces, la custodia le importó mucho menos.

<!–

Por si no tuviéramos bastante con estos, aparecen después unas supuestas feministas reivindicando al hombre maltratado. Nadie duda de que exista, nadie pone en duda que todos, hombres y mujeres, de cualquier edad, pueden ser objeto de violencia; nadie pone en duda que hay mujeres que asesinan, maltratan, acosan… nadie pone en duda que las mujeres son capaces de los mismos actos terribles que los hombres. Pero no todo acto terrible es violencia de género. Violencia de género sólo puede ser aquella que permite que un hombre se sienta legitimado a ejercerla contra “su” mujer porque existe un sistema que así lo lleva declarando siglos y porque así lo lleva insertando en la cultura y el subconsciente individual y colectivo. Es una violencia especial que necesita, para ser combatida, y debido a sus poderosos anclajes en nuestro sistema material y simbólico, un abordaje especial. ¡No es tan difícil de entender!

Y luego viene lo de “miembras” y el tremendo escándalo que se monta sin escuchar o reflejar lo que dice la ministra respecto a las medidas que su ministerio va a tomar para trabajar por la igualdad. Pues aquí confieso y declaro que, aunque todos esos señores conservadores y anticuados, no se hayan enterado, muchas mujeres llevamos años utilizando “miembras” en nuestras reuniones y documentos. Y como llevamos años utilizando esa palabra y como vamos a seguir utilizándola, llegará un momento en que se incluya en el diccionario. También esto es bien simple. Aunque Anson se crea que sabe mucho del uso de la lengua ignora algo tan básico como que ésta la construimos los hablantes, y que el diccionario refleja el uso que se hace de ella.

Otra cosa es lo que todas esas críticas ocultan: la creencia de que no somos las mujeres quienes para cambiar la lengua a nuestro favor, para visibilizarnos en la misma. Pues también en eso se equivocan. Vamos poco a poco, más despacio de lo que nos gustaría, pero vamos. Ya nadie se escandaliza por “médica” o jueza”, por más que ni siquiera sé si esa Academia llena de hombres de edad más bien provecta lo ha admitido o no. La verdad es que me da exactamente igual. Vamos a usar la lengua sabiendo que nosotras, y no sólo ellos, tenemos capacidad para construirla y transformarla.

Beatriz Gimeno es escritora y ex presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB)

Miguel Ángel Rodríguez confirma que Aznar no está con Rajoy.

POLÍTICA

Mensaje del ex portavoz al líder popular: “No esperarás que ahora corran los aznaristas a apoyarte”

Miguel Ángel Rodríguez confirma que Aznar no está con Rajoy

MARCOS PARADINAS

 

El sábado por la noche, el programa de La Noria entrevistaba al periodista Miguel Ángel Rodríguez con motivo de dos nuevos libros que ha escrito. Sin embargo, al finalizar la emisión, quedó claro que había acudido más en calidad de ex portavoz del Gobierno de Aznar que de escritor. De hecho, podría decirse que volvió a representar al ex presidente para dejar claro a lo largo de la entrevista que José MarÍa Aznar está “disgustado” con Mariano Rajoy

Durante la entrevista se presentó en diversas ocasiones como un íntimo amigo de Aznar y hubo tiempo para recordar los vídeos de FAES que el ex portavoz califica de “encarguitos” del ex presidente del Gobierno, que ahora preside la fundación. La relación que les une hace evidente que las opiniones vertidas por Rodríguez en el programa son sino las mismas, cercanas a las que pretende callarse Aznar.

¿El vocero de Aznar?
El malestar del ex presidente de Gobierno con su sucesor lo deja claro Rodríguez cuando asegura que Rajoy “nunca ha reivindicado lo que ha hecho Aznar en España”. El ex portavoz da una explicación cristalina de que debe pensar Aznar ahora en un mensaje directo a Mariano Rajoy: “Claro si estás cinco años queriéndote separar de Aznar, nos esperarás que ahora corran los aznaristas a apoyarte”. Enric Sopena, que estaba entre los entrevistadores, le subrayó que acabase de reconocer que Aznar estaba dolido con Rajoy. “Sí”, contestó Rodríguez, que consciente de su afirmación intentó en seguida desmentirla.

El espíritu del PP…
También dio su opinión sobre esa suerte de entronación que Rajoy celebró en Valladolid la semana pasada, rodeado de los barones regionales que le apoyan. Al acto sólo faltaron Esperanza Aguirre y María San Gil, en claro gesto de disidencia hacia su líder. Rodríguez definió el acto como “la foto de aquellos que tienen el cargo y que no quieren quitarse” y apostilló que “ese no es el espíritu del Partido Popular”. El espíritu debe ser el de su amigo Aznar, que “dijo ‘yo estaré cinco años’ y se fue”, que no tiene que ver con el que parece atribuir a Rajoy. El de “yo me quedo en la silla pase lo que pase”.

… y el fantasma de la UCD
La periodista Paloma Gómez Borrero sacó a la palestra la posibilidad de que el PP pudiera dividirse. Miguel Ángel Rodríguez no quiso hacer previsiones sobre una posible escisión, pero dejó en el aire su impresión sobre el tema: “El fantasma de la división de UCD ha recorrido la sede del Partido Popular cuando Rajoy se ha enrocado con pequeño equipo”.

Juan Costa es la alternativa
Esa última reflexión sobre el “pequeño equipo” de Rajoy le sirve al ex portavoz popular para echar por tierra cualquier duda de que allí se estaba hablando de sustituir a Mariano Rajoy y que el amigo de Aznar hablaba por todo ese sector que quiere derrocarle. “Veo urgente que, si Juan Costa va a presentar alternativa, la presente” sentencia, y acompaña lo que dice con las manos, en un gesto de apremio. [Obviamente estas declaraciones se hicieron el sábado por la noche, antes de conocerse la renuncia de Costa a presentar candidatura] Concluye el tema asegurando que “yo desde luego apoyaría la renovación”. Se hace el silencio tras su frase, pero lo que parece sonar es el eco de más gente tras ese apoyo.

Falta de oposición
Rodríguez también mostró su rechazo a Mariano Rajoy y a su equipo al denunciar que, tras el anuncio de paro de los transportistas y la situación económica, no haya visto “a nadie del PP en los telediarios”. Criticando la pasividad del partido, el ex portavoz recalcó que “España necesita una oposición fuerte”, pero que en cambio “el PP se está pegando”.

Ataques a Pujol
Más allá de las crisis y las desavenencias en su partido, Rodríguez pisó el resto de la entrevista con la despedida que brindó al público. Se le pidió que definiese a diversas personalidades políticas, y el ex portavoz cambio la ristra de piropos general a los miembros de su partido por el desprecio a los nacionalistas en particular, y a Jordi Pujol en concreto. Al ex presidente de la Generalitat le calificó como “uno de los peores personajes para la historia de España”, una historia que “será durísima con él”. Esto sólo era un anticipo de lo que se vería después. En medio tuvo tiempo para llamar a Ibarretxe “el último representante de la ultraderecha que queda en España”.

“Son partidos xenófobos”
El ex portavoz del Gobierno de Aznar ofreció toda una exposición sobre su visión de los nacionalistas y la ultraderecha. Esta vertiente política, “en estos momentos está representada por los nacionalistas vascos y catalanes”. Aprovechando que acudía en calidad de escritor, se atrevió con un paralelismo: “El Dios, Patria y Justicia de Franco son ahora ellos con su ADN, con sus curas y sus barbaridades”. Y no hay mejor recurso literario que una sentencia contundente para poner el broche a PNV y a CiU: “Son partidos xenófobos”.

Defensa de los entrevistadores
No tocaba contrarréplica tras el interrogatorio, pero el despliegue de calificaciones de Rodríguez exigía alguna respuesta y los entrevistadores la dieron. Primero Maria Antonia Iglesias replicó que “Pujol quedará en la historia como un gran patriota, catalán y español”. El entrevistado se justificó asegurando que Pujol “ha querido destrozar España”. El director de Elplural.com, por su parte le expuso que “no se pueden decir las cosas que tú has dicho de un presidente como Puyol”, aunque él “nada tiene que ver con la ideología” del ex político catalán, “no se pueden decir las cosas que tú has dicho de un presidente como Pujol”. Pero esto último quedó interrumpido por Miguel Ángel Rodríguez, que exclamaba: “Es un ultraderechista”

 

 

 

Las guerras del PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    21/04/2008

El Zumbido

Las guerras del PP

La caverna proporciona otra vez las mejores victorias a Zapatero. La iniciativa del presidente de nombrar más mujeres que hombres en su Gobierno ha renovado su valor ante los ataques machistas de la derecha dura. La caspa atrabiliaria de estos machistas de casino aumenta el valor de la iniciativa del presidente por pura defensa de la divinidad de un país. Al mismo tiempo, la existencia de esos sectores ultra conservadores es un inconveniente fundamental para la pretendida renovación de Mariano Rajoy que se está endosando dosis de su propia medicina. Crió cuervos y le comen los pies.

<!–

Dentro del PP perviven muchas crisis solapadas. La primera es la coexistencia en su seno de varios partidos. Si se analizaran con microscopio las naturalezas de los diez millones de votantes de Rajoy en las últimas elecciones, se podría comprobar que el PP ha tensado al máximo un arco que abarca desde la extrema derecha (que no tiene una representación parlamentaria explícita) hasta el centro político. Sólo desde esos parámetros pueden contemplarse los excelentes resultados obtenidos en Madrid, País Valenciano y Murcia y el crecimiento electoral en Andalucía. Pero el arco no da más de si sin que se desgajen algunos de sus extremos.

En el PP también se ha manifestado con toda crudeza la tensión territorial. El partido en Cataluña reclamará tarde o temprano una personalidad que le permita crecer sin convocar un rechazo dramático promovido desde el centro y las periferias para atacar la política territorial del PSOE. Los votos ganados por los suspiros centralistas han hundido al partido en Cataluña.
Ahora la confrontación entre el PP de Andalucía y Esperanza Aguirre es una demostración de que los barones territoriales van a vender su apoyo al candidato que elijan. El PP ya no podrá ser el mismo que en la época de Aznar en la que tocaba el silbato y los presidentes de La Rioja o Valencia venían a servir a Madrid.

Es difícil que Mariano Rajoy pueda encabezar con éxito la renovación del partido que él mismo colaboró, a las órdenes de Aznar, a definir. Le falta autoridad moral para cambiar a todo el mundo quedándose él. Lo sabe Esperanza Aguirre que está conectada con el otro PP: el mediático. La Iglesia Católica, la COPE y El Mundo tienen mucho que ver en esta pelea y están en la órbita de Esperanza Aguirre que les ayuda y les da el consuelo de pensar que con ella sería el mismo PP ultramontano pero con una dosis redoblada.

Carlos Carnicero es periodista y analista político.