• Top Clicks

    • Ninguna
  • Posts Más Vistos

  • Blog Stats

    • 316.527 hits

Aumenta el caos en el partido de Rosa Díez.

POLÍTICA

“La culpa es de los frikis”, se excusa Mikel Buesa

JOSÉ MARÍA GARRIDO

“Tras la fallida experiencia de Ciutadans y, visto que UPyD no goza de democracia interna ni hay voluntad alguna de que la tenga, me pregunto si no sería mejor fundar un partido nuevo. Creo que podría ser más útil que empecinarse en que UPyD sea aquello que sus inamovibles dirigentes no quieren que sea”, señala un supuesto militante de Unión Progreso y Democracia, formación que dirige Rosa Díez y que, desde hace algunas semanas, pasa por su peor momento.

<!–

Incluso, hay quien habla de que “UPyD se resquebraja” debido al caos organizativo y a la falta de democracia interna existente dentro de la organización. Para un afiliado, la culpa de la crisis se debe a los “otros métodos democráticos que se han inventado últimamente en UPyD: la imposición, la dedocracia, la recomendación y la coacción”.

¿Desestabilizar UPyD?
Mientras tanto, la dirección de Unión Progreso y Democracia se empeña en demostrar que toda esta polémica ha sido originada por un grupo “muy pequeño” de militantes que tiene como único objetivo “desestabilizar” el partido.

“Frikis”
“Se trata de un grupo muy pequeñito. Como en todas las organizaciones, hay frikis que creen que saben más que todo el mundo”, indicó, restando importancia al asunto pero reconociendo la existencia del conflicto, Mikel Buesa, uno de los fundadores de la formación. Pese a todo, Buesa señaló que la dirección de UPyD ha abierto una investigación para identificar a los responsables y poder tomar “las medidas oportunas”, que podrían llegar a la expulsión del partido de dichos afiliados.

Artículo viciado
Asimismo, desde la dirección de UPyD se insiste en que muchas de las críticas están siendo vertidas por personas que no pertenecen a este partido político. En este sentido, desde la oficina de prensa de Unión, Progreso y Democracia aseguran a El Plural que el artículo que publicó este periódico la semana pasada sobre la falta de democracia interna en UPyD está viciado. En dicho artículo, reprodujimos una misiva firmada por Manuel Guevara, persona que, apuntan desde UPyD, no milita en dicha formación política. Al menos, con ese nombre.

“Promocionando a sectarios”
Sea como sea, lo que está claro es que muchos foros temáticos de UPyD están plagados de comentarios muy críticos hacía Rosa Díez y su entorno más cercano. Por ejemplo, Luis Brouza Brey se lamenta abiertamente de la actitud de los dirigentes de Madrid. “La ineficacia organizativa es total (…) y el partido está incumpliendo la ley, promocionando a los sectarios y pudriendo la ilusión y la esperanza”, relata Brouza.

Contra Gorriarán
Aparte de la propia Díez, el responsable de Comunicación y Programa de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, es el dirigente que acumula un mayor número de críticas. Entre otras lindezas, los miembros “desatourizados” de UPyD acusan a Gorriarán de querer convertir el partido en su “chiringuito”, de “no soportar que haya gente a su alrededor con capacidades y aptitudes para sacar a delante un partido”, y de pensar que “a los afiliados solos se les da de comer sólo en época electoral”.

“Gota de sangre”
“Señor Gorriarán, lo que hace que se colme el vaso es una gota de sangre, de sudor, de hiel o una lágrima; nunca una gota de agua”, sentencia en Ciudadanos en Red Manuel I. Cabezas, supuesto miembro del partido de Rosa Díez.

Circulares comprometidas
Para rematar la faena, varios militantes de UPyD han enviado a este periódico una serie de “circulares internas” de Cataluña, Galicia y Castilla y León, que demostrarían la gravedad de la crisis que atraviesa esta formación política. El Plural se ha puesto en contacto con Unión, Progreso y Democracia para intentar confirmar la veracidad de estas circulares. De momento, no hemos obtenido respuesta.

jmgarrido@elplural.com

El PSOE madrileño abre una web para devolver Telemadrid a los madrileños

VISTO EN LA RED

Recogen firmas para impedir que siga estando al servicio del PP y Esperanza Aguirre

 

ELPLURAL.COM

El Partido Socialista de Madrid (PSM) hace uso de la tecnología para salvar la cadena autonómica. El grupo impulsa desde la web http://www.telemadridparati.com un documento para que la cadena vuelva a manos de “los ciudadanos y ciudadanas de nuestra región”, e invita a todos los internautas a adherirse al texto.

<!–

“Telemadrid ha dejado de ser la televisión de todos los madrileños y madrileñas y se ha convertido en una televisión al servicio, no ya sólo del Partido Popular, sino en exclusiva de su máxima dirigente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Ante esta grave situación, los abajo firmantes queremos manifestar nuestro apoyo para devolver Telemadrid a los ciudadanos y ciudadanas de nuestra región”, denuncia el PSM desde esta plataforma digital.

En la línea de otras iniciativas
La iniciativa, en la línea de otras como salvemostelemadrid.es, fue presentada por el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, quien ejerció como portavoz del reclamo de cambios en la cadena pública. Su formación pone a disposición de los internautas un manifiesto al que pueden adherirse todos los que lo deseen. Gómez indicó que la iniciativa ha sido suscrita ya pro gente de los ámbitos culturales, periodísticos o científicos.

Televisión al servicio del poder
“Telemadrid ha dejado de ser la televisión de todos los madrileños y se ha convertido en una televisión al servicio, no ya sólo del PP, sino en exclusiva de su máxima dirigente, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre”, señala grupo en una nota de prensa en la que se apuesta por una televisión pública en la que “vuelvan a ser una realidad la objetividad, el equilibrio, la imparcialidad y la calidad de la información”.

El ejemplo de TVE
Gómez cita a Radio Televisión Española como ejemplo a seguir. En el modelo del ente público, la mayoría cualificada del Congreso elige al director general. El secretario madrileño pues insta a Aguirre a decidir conjuntamente con todos los Grupos Parlamentarios el “nuevo modelo” de este canal autonómico.

Por la libertad de expresión
Los socialistas también reclaman que “la defensa de la libertad de expresión y su pleno ejercicio por los profesionales del medio sea una práctica cotidiana”, que Ente Público Radio Televisión de Madrid (RTVM) “sea una televisión independiente que respete el principio de igualdad, el pluralismo político, religioso, social y cultural, tal y como corresponde a un medio de comunicación público financiado con el dinero de todos los ciudadanos de Madrid”, y que “vuelva a recuperar el liderazgo de la información veraz, objetiva y plural”.

No a la manipulación
El PSM apela a “la calidad y la identidad de su programación, que esté libre de cualquier tipo de control político, económico o ideológico, que sea una televisión libre de dictados, consignas y comisarios políticos” y aboga por una televisión “sin manipulación ni censura”. Asimismo, se exige que “la información no sea sustituida por la opinión sesgada y que la opinión y la información sean contenidos claramente diferenciados”, que “no esté al servicio de intereses privados, devuelva a los trabajadores de Telemadrid su dignidad como profesionales y que respete la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía de la Comunidad”.

Telemadrid es de todos
“Telemadrid no es de nadie. Es de todos los madrileños y madrileñas. Telemadrid para ti”, señala el documento sobre el Ente público, del que el líder del PSM indicó que “pierde audiencia permanentemente”. Según Gómez, el ente público tiene un 33% menos de espectadores que en 2003, y su audiencia “ha pasado del 17,1 por ciento al 11 por ciento en los últimos meses”.

De medio ejemplar a deficitario
Telemadrid “en su día era un medio de comunicación ejemplar, una referencia para la televisión pública y una cantera de importantes profesionales”, según explicó Gómez, quien aseveró que ahora “ha dejado de ser un medio de comunicación ejemplar para convertirse en un instrumento de propaganda al servicio personal de Esperanza Aguirre”. “Telemadrid es un ejemplo de cómo no hay que gestionar económicamente un ente de comunicación”, consideró Gómez, quien añadió que en 2007 hubo 30 millones de euros de déficit superior a lo previsto.

 

LA TELEVISIÓN MUNICIPAL DE LA ALCALDESA DE VALENCIA, RITA BARBERÁ, VETA A LOS EDILES DE LA OPOSICIÓN SOCIALISTA; LOS EMPLEADOS DE LA CADENA DENUNCIAN AL DIRECTOR POR “MALTRATOS” Y “VEJACIONES”

El grupo socialista denunció ayer la “censura y arbitrariedad” que se da en la Televisión Municipal de Valencia (TMV), fundamentalmente con el PSPV, y el “sectarismo del PP, que es quien consiente esa situación”, tal como puso ayer de manifiesto la concejala socialista Mercedes Caballero. Informa el diario Levante-EMV. “Se veta al PSPV -afirmó- y prueba de ello es que sólo un concejal ha participado, en una única ocasión, en la tertulia de actualidad que se emite diariamente”. El edil fue José Luis Ábalos. Posteriormente, los responsables del medio de comunicación local convidaron a otro munícipe -Juan Soto-, al que “llamaron una hora antes del programa para excusarle de su asistencia”.

Información sesgada. Desde entonces, ningún representante del partido socialista ha vuelto a intervenir, ni tan sólo a ser invitado a ello, en este programa. Sin embargo, “sí han acudido en varias ocasiones portavoces de otros partidos políticos que ni siquiera cuentan con representación institucional en el ayuntamiento”, se quejó la edil. El veto no sólo afecta a estos debates, sino que también alcanza a los informativos. De hecho, según una denuncia de los empleados de la TMV, el director “hace un uso partidista” del medio, puesto que “ha llegado a decir que deben cubrirse pocas ruedas de prensa del PSOE para luego no emitirlas: “Ruedas de prensa del PSOE poquitas, para quedar bien y luego no ponerlas””, detalla la denuncia.

En la televisión pública no se habla en valenciano. El primer teniente de alcalde, Alfonso Grau, por su parte, negó la existencia de dicho veto hacia el PSPV. “Es absolutamente falso que se censure al grupo socialista -declaró-, cuando es público y notorio que sus concejales salen más tiempo en la televisión, a pesar de ser casi la mitad que los del PP”. Caballero no sólo circunscribió su protesta al trato que su grupo recibe en la TMV, sino que también evidenció que el medio “no hace uso del valenciano” y que “no tiene planificación ni organización”. Es más, la socialista criticó que la televisión hace gala de “una excesiva redifusión, con programas que se repiten dos y tres veces al día”, algo que incluso llevó, durante la jornada de reflexión de las elecciones de marzo, “a emitir un programa con contenido electoral pese a estar prohibido”.La TMV, finalizó, “nació para ofrecer una pluralidad informativa. Sin embargo, ahora mismo no cumple los mínimos requisitos de pluralidad y objetividad”.