• Top Clicks

    • Ninguna
  • Posts Más Vistos

  • Blog Stats

    • 316.527 hits

La cobardía de la insinuación.

 ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • RAFAEL FERNANDO NAVARRO

    29/06/2008

 

En democracia la insinuación, como forma grosera de nadar y guardar la ropa, es una cobardía digna del más absoluto desprecio. En democracia tenemos la posibilidad de decir lo que pensamos. Cuando sólo insinuamos con el fin de poder argumentar a posteriori que no dijimos literalmente lo que en realidad dijimos a todas luces, estamos refugiándonos en la sucia mentira y en el farisaísmo propio de mentes mezquinas y contrahechas.

<!–

Cuando la nueva secretaria del PP. la centrista y centrada María Dolores de Cospedal, dice en la COPE que los españoles tenemos derecho a conocer la verdad de lo ocurrido el 11-M y a sus autores intelectuales, está por un lado diciendo una obviedad, pero afirmando por otro que en realidad nos han mentido el gobierno actual, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los jueces que han dictado un veredicto claro sobre esos acontecimientos. Proclamar el respeto a un estado de derecho y negar los pilares sobre los que se mantiene es una contradicción “in terminis”.

Olvida la señora Cospedal que fuimos muchos los españoles que exigimos la verdad desde el primer momento, mientras Aznar adoctrinaba a los directores de los medios de comunicación sobre quiénes debía recaer inexorablemente la culpabilidad del atentado y ordenaba a su representante en la ONU que arrancara del organismo internacional una condena clara y explícita contra la banda terrorista ETA. Y fuimos muchos los que ese mismo día, con las aceras calientes de sangre y los tanatorios repletos de cadáveres, los que preguntamos por la autoría de tanto dolor, mientras Acebes, Astarloa y Zaplana nos mentían consciente y descaradamente. Quien nos mintió no fue el gobierno surgido de las urnas el 14 de marzo, sino el Presidente de un gobierno del Partido Popular encabezado por José María Aznar apoyado en los ministros que le acompañaban y que se encargaron de triturar una verdad que se supo con nitidez a las pocas horas del atentado.

Pero la Señora Cospedal, centrista y centrada, tiene que congraciarse con la COPE, con Pedro J. con Luis del Pino y con un miserable Miguel A. Rodríguez que sigue manteniendo que los españoles tenemos derecho a saber qué grupo terrorista puso a Zapatero en la Moncloa. La nueva Secratria del PP y la elegante voz del Sr. González Pons tienen miedo a esos profetas de la umbría e intentan aportar insinuaciones cobardes al sindicato de los conspiradores.

San Mariano Rajoy converso dice querer independizarse de Aznar, del Mundo y de las emisoras que tanto lo ensalzaron. Lo que no puede conseguir Rajoy es desprenderse de su sombra. Esa oscuridad chinesca lo perseguirá a donde quiera que vaya porque cada uno tenemos una inquebrantable projimidad con ella.

La honestidad, dentro y fuera de la política, es siempre una tarea dolorosa. Quien no sea capaz de soportar ese dolor no tiene dignidad para liderar la historia.

Miguel Ángel Rodríguez confirma que Aznar no está con Rajoy.

POLÍTICA

Mensaje del ex portavoz al líder popular: “No esperarás que ahora corran los aznaristas a apoyarte”

Miguel Ángel Rodríguez confirma que Aznar no está con Rajoy

MARCOS PARADINAS

 

El sábado por la noche, el programa de La Noria entrevistaba al periodista Miguel Ángel Rodríguez con motivo de dos nuevos libros que ha escrito. Sin embargo, al finalizar la emisión, quedó claro que había acudido más en calidad de ex portavoz del Gobierno de Aznar que de escritor. De hecho, podría decirse que volvió a representar al ex presidente para dejar claro a lo largo de la entrevista que José MarÍa Aznar está “disgustado” con Mariano Rajoy

Durante la entrevista se presentó en diversas ocasiones como un íntimo amigo de Aznar y hubo tiempo para recordar los vídeos de FAES que el ex portavoz califica de “encarguitos” del ex presidente del Gobierno, que ahora preside la fundación. La relación que les une hace evidente que las opiniones vertidas por Rodríguez en el programa son sino las mismas, cercanas a las que pretende callarse Aznar.

¿El vocero de Aznar?
El malestar del ex presidente de Gobierno con su sucesor lo deja claro Rodríguez cuando asegura que Rajoy “nunca ha reivindicado lo que ha hecho Aznar en España”. El ex portavoz da una explicación cristalina de que debe pensar Aznar ahora en un mensaje directo a Mariano Rajoy: “Claro si estás cinco años queriéndote separar de Aznar, nos esperarás que ahora corran los aznaristas a apoyarte”. Enric Sopena, que estaba entre los entrevistadores, le subrayó que acabase de reconocer que Aznar estaba dolido con Rajoy. “Sí”, contestó Rodríguez, que consciente de su afirmación intentó en seguida desmentirla.

El espíritu del PP…
También dio su opinión sobre esa suerte de entronación que Rajoy celebró en Valladolid la semana pasada, rodeado de los barones regionales que le apoyan. Al acto sólo faltaron Esperanza Aguirre y María San Gil, en claro gesto de disidencia hacia su líder. Rodríguez definió el acto como “la foto de aquellos que tienen el cargo y que no quieren quitarse” y apostilló que “ese no es el espíritu del Partido Popular”. El espíritu debe ser el de su amigo Aznar, que “dijo ‘yo estaré cinco años’ y se fue”, que no tiene que ver con el que parece atribuir a Rajoy. El de “yo me quedo en la silla pase lo que pase”.

… y el fantasma de la UCD
La periodista Paloma Gómez Borrero sacó a la palestra la posibilidad de que el PP pudiera dividirse. Miguel Ángel Rodríguez no quiso hacer previsiones sobre una posible escisión, pero dejó en el aire su impresión sobre el tema: “El fantasma de la división de UCD ha recorrido la sede del Partido Popular cuando Rajoy se ha enrocado con pequeño equipo”.

Juan Costa es la alternativa
Esa última reflexión sobre el “pequeño equipo” de Rajoy le sirve al ex portavoz popular para echar por tierra cualquier duda de que allí se estaba hablando de sustituir a Mariano Rajoy y que el amigo de Aznar hablaba por todo ese sector que quiere derrocarle. “Veo urgente que, si Juan Costa va a presentar alternativa, la presente” sentencia, y acompaña lo que dice con las manos, en un gesto de apremio. [Obviamente estas declaraciones se hicieron el sábado por la noche, antes de conocerse la renuncia de Costa a presentar candidatura] Concluye el tema asegurando que “yo desde luego apoyaría la renovación”. Se hace el silencio tras su frase, pero lo que parece sonar es el eco de más gente tras ese apoyo.

Falta de oposición
Rodríguez también mostró su rechazo a Mariano Rajoy y a su equipo al denunciar que, tras el anuncio de paro de los transportistas y la situación económica, no haya visto “a nadie del PP en los telediarios”. Criticando la pasividad del partido, el ex portavoz recalcó que “España necesita una oposición fuerte”, pero que en cambio “el PP se está pegando”.

Ataques a Pujol
Más allá de las crisis y las desavenencias en su partido, Rodríguez pisó el resto de la entrevista con la despedida que brindó al público. Se le pidió que definiese a diversas personalidades políticas, y el ex portavoz cambio la ristra de piropos general a los miembros de su partido por el desprecio a los nacionalistas en particular, y a Jordi Pujol en concreto. Al ex presidente de la Generalitat le calificó como “uno de los peores personajes para la historia de España”, una historia que “será durísima con él”. Esto sólo era un anticipo de lo que se vería después. En medio tuvo tiempo para llamar a Ibarretxe “el último representante de la ultraderecha que queda en España”.

“Son partidos xenófobos”
El ex portavoz del Gobierno de Aznar ofreció toda una exposición sobre su visión de los nacionalistas y la ultraderecha. Esta vertiente política, “en estos momentos está representada por los nacionalistas vascos y catalanes”. Aprovechando que acudía en calidad de escritor, se atrevió con un paralelismo: “El Dios, Patria y Justicia de Franco son ahora ellos con su ADN, con sus curas y sus barbaridades”. Y no hay mejor recurso literario que una sentencia contundente para poner el broche a PNV y a CiU: “Son partidos xenófobos”.

Defensa de los entrevistadores
No tocaba contrarréplica tras el interrogatorio, pero el despliegue de calificaciones de Rodríguez exigía alguna respuesta y los entrevistadores la dieron. Primero Maria Antonia Iglesias replicó que “Pujol quedará en la historia como un gran patriota, catalán y español”. El entrevistado se justificó asegurando que Pujol “ha querido destrozar España”. El director de Elplural.com, por su parte le expuso que “no se pueden decir las cosas que tú has dicho de un presidente como Puyol”, aunque él “nada tiene que ver con la ideología” del ex político catalán, “no se pueden decir las cosas que tú has dicho de un presidente como Pujol”. Pero esto último quedó interrumpido por Miguel Ángel Rodríguez, que exclamaba: “Es un ultraderechista”

 

 

 

Mayo de 2008: el mes más mariano de la derecha española.

 POLÍTICA

 

Mayo de 2008: el mes más mariano de la derecha española

En la anterior legislatura, el PP alentó un monstruo que ahora vomita su bilis sobre Rajoy

Para la derecha española, mayo de 2008 ha sido un mes políticamente muy mariano. Las rosas han ido todas para María San Gil, a la que sus correligionarios han elevado a los altares; las espinas, para Mariano Rajoy. El mérito de la primera es, dicen los suyos, su “valentía”; el pecado del segundo, su voluntad de conducir al PP hacia el centro.

<!–

No discuto que María San Gil sea valiente, como lo son tanto o más los miles de vascos que se oponen abiertamente a ETA y no llevan escolta (recuérdese a Isaías Carrasco). Tampoco discuto que sea sincera: que diga lo que piensa y haga lo que dice. Tengo, en cambio, muchas dudas sobre si lo que piensa y hace es inteligente. Pero, en fin, los militantes y votantes del PP tienen derecho a santificar a quien quieran, faltaría más.

Más vale tarde que nunca
En cuanto a Rajoy, hace ahora lo que debería haber hecho en la anterior legislatura: formar su propio equipo y formular su propia política. ¿Tarde? Sin duda, pero más vale tarde que nunca. Sus colaboradores afirman que no osó en su momento por una serie de razones: el peso del aznarismo era muy fuerte; las ansias del PP por una inmediata revancha al 14-M, enormes; las voces de los que veían a ZP como un presidente accidental y provisional, ensordecedoras; la pereza del político gallego, notable…

El fallido primer intento
Sea como sea, Rajoy, tras perder por segunda vez el pasado 9-M, parece que hizo una lectura correcta de los resultados: el PP subió notablemente, pero su agresividad empujó a muchos votantes progresistas hacia ZP, haciendo que el voto socialista también aumentara. Ocurrió lo previsible: el PP explotó bien el miedo (a la crisis económica, a los inmigrantes, a la inseguridad, al porvenir de la visión nacionalista de España…), pero también dio miedo a muchos españoles. Resultado: el PP sacó más de 10 millones de votos, pero los demás (PSOE, IU, nacionalistas periféricos, etc) sacaron más de 13 millones de votos.

Difícil de cerrar
Aún pienso que el PP puede ganar las elecciones de 2012, máxime si los socialistas no se esfuerzan por recuperar prestigio e influencia entre las clases medias urbanas de Madrid, Valencia y Andalucía. También intuyo que, si sabe cerrarla bien, su crisis actual puede ser un episodio olvidado dentro de cuatro años. Ahora bien, resulta dificilísimo imaginar cómo puede cerrarse esta crisis.

Entrentanto, el mes mariano ha permitido constatar algunas cosas.

La jaula de grillos
1.- Frente a un campo progresista dividido, como mínimo, entre PSOE e Izquierda Unida, el gran mérito de Aznar fue unificar a las derechas españolas. Tal unificación funcionó bien en el período de conquista y disfrute del poder nacional (y en 2004-2008, que ellos consideraron erróneamente un paréntesis). Sin embargo, el guirigay se hace patente en esta hora de vacas flacas: liberales, ultraliberales, neoliberales, democristianos, reformistas, populistas, postfranquistas, conservadores, neocon, tradicionalistas, españolistas, laicos, integristas, neofalangistas… Todas estas facciones se están concentrando en los dos bloques ahora enfrentados: centro derecha (marianistas) y derecha extrema (antimarianistas).

El monstruo antaño alimentado
2.- En la anterior legislatura, el PP alentó un monstruo que ahora vomita su bilis contra los marianistas. Me refiero a esa coalición militante de radiopredicadores, columnistas, tertulianos, organizaciones de víctimas del terrorismo, movimientos ultracatólicos y nostálgicos varios del franquismo, que hostigó a Zapatero un día sí y otro también, acusándoles de traicionar a los muertos de ETA, regalarle Euskadi y Navarra a la banda terrorista, romper España, cargarse la familia tradicional y lindezas semejantes. Esa coalición tilda hoy a Rajoy de traidor, cobarde, tiranuelo, vendido al socialismo y hasta cómplice de ETA (“O se está con María San Gil o se está con ETA”, Carlos Iturgaiz dixit).

Sobrevivir a la renovación
3.- Rajoy está intentando algo que parece imposible: liderar una renovación humana y política de su partido en la que todos son susceptibles de ser sustituidos menos él. Los procesos de renovación que han dado buenos resultados en la reciente historia política nacional han estado dirigidos por líderes nuevos (Felipe González, Aznar, Zapatero…). Y el argumento marianista según el cual González y Aznar también perdieron dos elecciones generales antes de llegar a La Moncloa olvida el hecho capital de que ni uno ni otro habían sido ministros y, aún menos, vicepresidentes de ningún Gobierno español.

Lo mejor para España
Nada sería mejor para la democracia española que el partido de la gaviota cerrara pronto esta crisis y que la ganaran los partidarios de defender desde la moderación y el sentido de Estado eso que, con insistencia de argumentario, todos sus dirigentes llaman los “principios y valores” del PP. España necesita una oposición activa y sólida, leal y constructiva.

Javier Valenzuela es periodista y escritor. Ha sido corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de ese periódico, así como Director General de Información Internacional de la Presidencia del Gobierno entre 2004 y 2006

Blog de Javier Valenzuela

–>

No discuto que María San Gil sea valiente, como lo son tanto o más los miles de vascos que se oponen abiertamente a ETA y no llevan escolta (recuérdese a Isaías Carrasco). Tampoco discuto que sea sincera: que diga lo que piensa y haga lo que dice. Tengo, en cambio, muchas dudas sobre si lo que piensa y hace es inteligente. Pero, en fin, los militantes y votantes del PP tienen derecho a santificar a quien quieran, faltaría más.

Más vale tarde que nunca
En cuanto a Rajoy, hace ahora lo que debería haber hecho en la anterior legislatura: formar su propio equipo y formular su propia política. ¿Tarde? Sin duda, pero más vale tarde que nunca. Sus colaboradores afirman que no osó en su momento por una serie de razones: el peso del aznarismo era muy fuerte; las ansias del PP por una inmediata revancha al 14-M, enormes; las voces de los que veían a ZP como un presidente accidental y provisional, ensordecedoras; la pereza del político gallego, notable…

El fallido primer intento
Sea como sea, Rajoy, tras perder por segunda vez el pasado 9-M, parece que hizo una lectura correcta de los resultados: el PP subió notablemente, pero su agresividad empujó a muchos votantes progresistas hacia ZP, haciendo que el voto socialista también aumentara. Ocurrió lo previsible: el PP explotó bien el miedo (a la crisis económica, a los inmigrantes, a la inseguridad, al porvenir de la visión nacionalista de España…), pero también dio miedo a muchos españoles. Resultado: el PP sacó más de 10 millones de votos, pero los demás (PSOE, IU, nacionalistas periféricos, etc) sacaron más de 13 millones de votos.

Difícil de cerrar
Aún pienso que el PP puede ganar las elecciones de 2012, máxime si los socialistas no se esfuerzan por recuperar prestigio e influencia entre las clases medias urbanas de Madrid, Valencia y Andalucía. También intuyo que, si sabe cerrarla bien, su crisis actual puede ser un episodio olvidado dentro de cuatro años. Ahora bien, resulta dificilísimo imaginar cómo puede cerrarse esta crisis.

Entrentanto, el mes mariano ha permitido constatar algunas cosas.

La jaula de grillos
1.- Frente a un campo progresista dividido, como mínimo, entre PSOE e Izquierda Unida, el gran mérito de Aznar fue unificar a las derechas españolas. Tal unificación funcionó bien en el período de conquista y disfrute del poder nacional (y en 2004-2008, que ellos consideraron erróneamente un paréntesis). Sin embargo, el guirigay se hace patente en esta hora de vacas flacas: liberales, ultraliberales, neoliberales, democristianos, reformistas, populistas, postfranquistas, conservadores, neocon, tradicionalistas, españolistas, laicos, integristas, neofalangistas… Todas estas facciones se están concentrando en los dos bloques ahora enfrentados: centro derecha (marianistas) y derecha extrema (antimarianistas).

El monstruo antaño alimentado
2.- En la anterior legislatura, el PP alentó un monstruo que ahora vomita su bilis contra los marianistas. Me refiero a esa coalición militante de radiopredicadores, columnistas, tertulianos, organizaciones de víctimas del terrorismo, movimientos ultracatólicos y nostálgicos varios del franquismo, que hostigó a Zapatero un día sí y otro también, acusándoles de traicionar a los muertos de ETA, regalarle Euskadi y Navarra a la banda terrorista, romper España, cargarse la familia tradicional y lindezas semejantes. Esa coalición tilda hoy a Rajoy de traidor, cobarde, tiranuelo, vendido al socialismo y hasta cómplice de ETA (“O se está con María San Gil o se está con ETA”, Carlos Iturgaiz dixit).

Sobrevivir a la renovación
3.- Rajoy está intentando algo que parece imposible: liderar una renovación humana y política de su partido en la que todos son susceptibles de ser sustituidos menos él. Los procesos de renovación que han dado buenos resultados en la reciente historia política nacional han estado dirigidos por líderes nuevos (Felipe González, Aznar, Zapatero…). Y el argumento marianista según el cual González y Aznar también perdieron dos elecciones generales antes de llegar a La Moncloa olvida el hecho capital de que ni uno ni otro habían sido ministros y, aún menos, vicepresidentes de ningún Gobierno español.

Lo mejor para España
Nada sería mejor para la democracia española que el partido de la gaviota cerrara pronto esta crisis y que la ganaran los partidarios de defender desde la moderación y el sentido de Estado eso que, con insistencia de argumentario, todos sus dirigentes llaman los “principios y valores” del PP. España necesita una oposición activa y sólida, leal y constructiva.

Javier Valenzuela es periodista y escritor. Ha sido corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de ese periódico, así como Director General de Información Internacional de la Presidencia del Gobierno entre 2004 y 2006

Blog de Javier Valenzuela

Los medios de comunicación de la derecha, directamente contra Rajoy. El PP abierto en canal.

POLÍTICA

El Mundo declara definitivamente la guerra al líder popular

Pedro J. Ramírez pide “tirar” a Rajoy “la bomba atómica”

J.D.

Señala Ramírez en su sermón dominical: “No queda más remedio que recurrir a la ratio última, tirar la bomba atómica y apelar a… su sentido común”. Hay que lanzar a Rajoy la “bomba atómica”, sentencia el director de El Mundo, diez semanas después de que iniciara, en la misma noche del 9 de marzo, la guerra contra el líder del PP, para el que había pedido explícitamente el voto, aunque incluyendo también la opción, ojo, de Rosa Díez.

<!–

“¿Qué tendrá que suceder para que Rajoy se dé cuenta de que desde el 9-M él ya sólo puede presidir una gestora y de que si se empeña en llegar a la cremá como juez y parte de la nit del foc, se convertirá en el único ninot de la Falla de Valencia sin derecho a ser indultado?”, se pregunta retóricamente Ramírez.

Más amenazas
Lista de acusaciones: “Hasta ahora hemos apelado a su patriotismo de partido, a su visión de la jugada e incluso a su inteligente egoísmo. Todo en vano”, puntualiza a modo de amenaza. “Acabemos ya con esto, señor Rajoy”, exclama.

La agonía va a ser terrible
“Ahora veo que la agonía puede ser terrible. Rajoy empieza a ser prisionero de su propio disparate y finge ignorar el clamor que dice que el Rey está desnudo. Está tan mal acostumbrado que no se da cuenta de que si durante cuatro años sus tropezones, balbuceos y brotes de absentismo eran discretamente camuflados bajo el altar del pragmatismo, desde ahora y hasta que tire la toalla serán magnificados por el mismo motivo”, advierte.

En el palacio de invierno
Provocadora descripción de la crisis por la que atraviesa el PP: “Las bases del PP han quedado relegadas al sumiso papel de siervos de la gleba”. Ramírez va a por todas. Evoca el palacio de invierno en el que se ha refugiado “el zar Rajoy” y sus fieles, palacio “sobre el que se proyecta la sombra de Rasputin mejor pagado de todos los tiempos” (Alusión inequívoca al malvado Pedro Arriola, otra bestia negra de los amotinados contra Rajoy, cuando Arriola fue hace casi veinte años fichado como gurú por Aznar).