TIEMPOS DE LUCHA Y ESPERANZA

 

   esperanza

Habitualmente se identifican los tiempos de crisis con el pesimismo y el desconcierto, causando parálisis y retraimiento en las personas y colectivos ciudadanos. Evidentemente, los indicadores de la situación que ahora atravesamos, global y enmarcada en nuevos parámetros económicos, financieros y sociales, arrojan datos sobrecogedores para la gente de a pie.

 

Pero, si analizamos los factores que nos han conducido hasta aquí, llegamos a la conclusión de que la crisis ha de espolearnos para redoblar los esfuerzos individuales, sociales y políticos. Así lograremos generar nuevos paradigmas que nos alejen de un sistema de relaciones financieras, económicas y políticas fundamentas en la codicia, la avaricia, la usura, la especulación, la corrupción y la perdida de los valores que dan cohesión a una sociedad madura, libre y democrática. Es tiempo de trabajo, de lucha, de nuevas ideas y de una gran esperanza en el futuro, sustentada sobre la rotunda fe en las personas y en los valores del trabajo, la justicia y la solidaridad individual y colectiva.

 

Por ello, nos extraña estar observando un amordazamiento del impulso político local que en nada beneficia al futuro de nuestro pueblo. Una esclerosis de ideas que nos está impidiendo hacer frente a la consecuencia más dolorosa de la crisis, el desempleo. Esta actitud afecta de manera negativa a la construcción del entramado socioeconómico sobre el que tenemos que construir la rampa de despegue para saltar hacia el futuro. Un futuro que ha de construirse desde este presente, duro y difícil, como tantas veces lo ha sido a lo largo de nuestra historia reciente y del que siempre hemos salido con las mismas armas: esfuerzo, trabajo, ideas, valores y esperanza. Y realmente en esta ocasión, más compleja aún, en la que las consecuencias globales se vive a nivel local, si no existe voluntad política explícita de nuestros gobernantes locales y de los partidos a los que representan, todo apunta a que la sociedad tomará la palabra y generará sus propias alternativas,para conseguir un cambio desado por una gran mayoría de la ciudadanía local. Porque hay soluciones que sólo son eficaces cuando emergen desde las raíces sociales. Las mismas raíces que se hunden en el compromiso real, por encima de las coyunturas y de las modas.

 

La situación que vivimos no debe privarnos de disfrutar de nuestras fiestas mayores y de celebrar una semana de fraternidad, alegría y convivencia ciudadana. El Cristo y la Aurora concitan la historia y también fundamentan una colectividad que apunta siempre al progreso y al futuro solidario. Por ello, queremos desearos toda la salud y la felicidad del mundo, imprescindibles en el seno de las familias del pueblo, para que estos cimientos que nos unen más allá de las ideas, continúen siendo un estímulo para el trabajo y la construcción de la esperanza. Así entendemos nuestra vida colectiva y nuestra fiesta común y así deseamos que la disfrutéis. La historia no se detiene y tenemos que continuar escribiéndola en primera persona del plural. Es nuestro deseo y nuestra vocación pública.

 

Espai Obert de Progrés.

Asociación Ciudadana.

Presidente:Pepe Garrigos Gallego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: