Barak Obama, la esperanza del mundo.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • 38x38 Gerardo RivasOK
  • GERARDO RIVAS

    29/10/2008

 

Al final de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad, que tuvo lugar el 28 de agosto de 1963, Martin Luther King pronunció un discurso en el que dijo tener un sueño: “que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad”.

<!–

Dos años antes de que el líder negro americano pronunciara estas palabras, nacía en Hawai el hombre que iba a hacer realidad su quimérico sueño. Se llama Barak Obama y su abuelo trabajó en Kenia como criado doméstico de los británicos. Hoy, se está enfrentado a un hombre blanco por la presidencia de los Estados Unidos. El nombre de su adversario es John McCain y su tatarabuelo fue dueño de una plantación de 120 esclavos negros. Pero la realidad suele superar con frecuencia la ficción, y el próximo presidente norteamericano será, seguramente, Barak Obama, el negro candidato demócrata.

Me atrevo a vaticinar que ganará las elecciones de su país, porque pienso que el pueblo americano no puede reincidir en la equivocación de elegir un nuevo mandato republicano. Por muy negro que sea el candidato demócrata, más negro es el panorama que se nos avecinaría con la rancia derecha neoliberal liderando el mundo. La invasión de Irak, el mantenimiento de Guantánamo, el abandono de las víctimas del Katrina o el descalabro de Wall Street deben ser suficientes argumentos para promover el cambio de voto en el ciudadano norteamericano.

Si, por el contrario, el color de la piel del candidato demócrata es el determinante para que no sea elegido presidente de su país, tendríamos que pensar que “algo huele a podrido” y no precisamente en Dinamarca.

No obstante, prefiero pensar que el sueño de Martin Luther King, vilmente asesinado por batallar en pro de los derechos civiles y por la reivindicación de los negros como seres humanos, se cumplirá el próximo 4 de noviembre y que un nuevo tiempo de esperanza se abrirá con la designación de Barak Obama como presidente de los Estados Unidos y máximo líder del mundo. ¡Ojalá, sea así!

Gerardo Rivas Rico es Licenciado en Ciencias Económicas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: