L’Alcúdia de Crespins: Perplejidad ciudadana.

Lo hemos visto, lo hemos oido y lo hemos leido. Tan claro como el agua y los chorros del oro nos llegó a nuestros oidos las interpelaciones sobre los favores úrbanísticos de unos y otros que se lanzaron como arma arrojadiza los ediles del gobierno y la oposición en el último pleno que derivaron en peticiones de dimisión: cédulas de habitabilidad, recalificaciones por permuta, defectos de forma administrativa, presuntas ilegalidades administrativas o la ausencia de informes técnicos saltaban de una parte a la otra de la mesa presidencial del último Pleno del Ayuntamiento de L’Alcúdia de Crespins, tal y como si se tratara de una partida de ping-pong en la que no importa la pelotita, sino las pelotas. Hoy, repasando la prensa dominical leemos la cronica que remite el corresponsal de un diario contando lo sucedido como un rifirrafe político, sin más.

La perplejidad ciudadana ante el hecho no deja de tener su parte del gracejo que destila la sabiduría popular: ¡no os preocupéis que no se harán daño si todos han hecho lo mismo!. Y es cierto; porque si se conceden cédulas de habitabilidad a favor de Raúl Dauder en tiempo express sin que se justifique el asunto ni de manera legal ni de manera técnica; si se permite la construción irregular de algúnos adosadillos de nada en suelo urbanizable sin siquiera delimitar el sector ni distribuir las cargas de urbanización como manda la Ley; si se le concede un trato de favor en la autorización para su habitabilidad y se reproduce en otro orden de cosas en el bando contrario en la concesión de una permuta de suelo calificado de zona verde por otro urbanizable en una acción modificatoria de las Normas Urbanísticas en vigor que precisa del informe previo de la Generalitat Valenciana al ser minorada la superficie verde y pública de un sector sin ordenación pormenorizada y, además, por el morro; estamos asistiendo a la manifestación en sede municipal, con el ayuntamiento reunido en Pleno de unas presuntas ilegalidades que quedan zanjadas con una perorata polítiquera que no entra en el fomdo de la cuestión presuntamente delictiva, cuando a cualquier vecino se le incoaria un expediente sancionador y la correspondiente sanción administrativa o la remisión de los casos a los Tribunales de Justicia. Antecedentes ha habido y los que se sientan en la mesa del poder local lo saben. Porque, ¿puede la discusión política tapar, ocultar o esconder la sombra de presuntos delitos de prevaricación, expresados en público en un acto oficial, y zanjarse sin más ante las caras perplejas del público asistente a un pleno en el que el Secretario ha de tomar cuenta de las manifstaciones de los ediles y hacerlas constar en el acta por si constituyen delito?. ¿No son conscientes nuestros ediles que en materia urbanística se pueden ejercer las acciones judiciales que estimen convenientes los vecinos que pagan sus impuestos en este municipio y para eso las aseveraciones realizadas han de constar en el acta de la reunión colegiada del máximo órgano de gobierno y representación municipal?. La dialectica política no puede amparar nunca ni un atisbo de cusación que ponga de manifiesto en un Pleno de la Corporación Municipal presuntos delitos que podrían haber cometido las autoridades electas,  en el legítimo ejercicio de sus responsabilidades libremente aceptadas.

Pero lo que al parecer importa en esta partida no es la pelotita, el presunto delito, sino la dimensión de las paletas con las que se juega. Y en este caso todos se quedaron sin paletas y ¿donde está la pelota?: en el cajón del Secretario de la Corporación que ha de dar fé no solo de los acuerdos, sino de las cuestiones de este calado que se verbalizan o se exiben en su presencia como miembro integrante del Pleno que cobra de todos los ciudadanos de este pueblo. ¿Y quien tiene las paletas?: el pueblo soberano al que hacen cumplir la Ley que obliga por igual a todos y cuya trasgresión muestran de manera obscena e impune nuestras autoridades locales. Que acaban silbando y mirando a otra parte, como si nada. ¿Es esto la política?. ¿Así se comportan los que nos representan?. Nos ale la vena anarquista y recordamos la pintada del antiguo Centro de salud: “Ke nadie te represente”. Motivos no le faltan a los herederos de Andreu Nin para darle al spray. 

Pero el pueblo está anestesiado, está harto de tanto cambalache político, de tanta palabreria y de tanto juego con cartas marcadas. Sencillamente pasa, se desentiene, se evade. Como decía Paco Ibañez musicando a Blas de Otero, estamos tocando el fondo. Pero eso era otra música, la que se escuchaba en la resistencia antifranquista; ahora se leen mejor los tebeos del Tio Gilito.

Y sentimos, y el pueblo siente, no solo perplejidad; hastio por tanto desatino y tanto politiqueo de baja estofa. Porque en estricta justicia, debería de primar el imperio de la Ley, el Secretario de Ayuntamiento que iniciara de oficio una everiguación exahustiva de los hechos puestos subre la mesa del Pleno y que intervinieran los partidos con representación en el Ayuntamiento de L’Alcúdia de Crespins para romper la opacidad, poner las cosas claras y dignificar la democracia local y sus instituciones. La confianza en la democracia y en la política no se consigue de otra manera.

Si no es así,  estan aceptando y bendiciendo de hecho aquello de lo que se ha manifestado su irregularidad sin que nadie mueva haya movido un dedo para  desmentir o explicar a los ciudadanos lo sucedido en un Pleno en el que reside, o deberia residir, la soberanía popular de este municipio?. ¿Mánde….y eso que és?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: