Ayuntamiento de L’Alcúdia de Crespins: Inconsistencia del Gobierno y fragilidad de la oposición.

Cuentan las crónicas del último pleno celebrado por el Consistorio que los debates circunstanciales se produjeron cuando ya se habia consumido el orden del día que es el tiempo administrativo para poder tomar acuerdos. Si los puntos del orden del día que figfuraban en una relación de puntos indescifrable es todo lo que ha parido el gobierno municipal desde el último mes de julio en el que se celebró la última reunión plenaria, francamente estamos ante una acción de gobierno inconsistente que está mirando la realidad con los prismáticos al revés, preocupada por cuatro tonterias que den una falsa apariencia de actividad municipal pero que nada tienen que ver con los problemas reales del vecindario que está sometido a la coyuntura reeal de una crisis galopante que afecta al empleo, al património, al poder adquisitivo de las familias de nuestro pueblo y a los servicios que han de prestarse de manera eficaz, eficiente y efectiva de la administración pública local.

Si antes de julio el estallido de la burbuja inmobilaria se llevó por delante unas cuantas empresas subcontratistas, unos centenares de puestos de trabajo, un elevadas tasas de endeudamiento de las familias y puso patas arriba la práctica expansionista del urbanismo depredador que solo ha beneficiado a los especuladores del suelo y los explotadores de ladrillo, dejando además más de 600 viviendas vacias, segú fuentes de el sevicio de Estudios de Ibercaja, que han aportado más gasto corriente al ayuntamiento en limpieza viaria, mantenimiento de viales, señalización, alumnbrado público y encima son el origen de las calamidades que sucesivamente ha ido dejando el agua pluvial en los tres últimos años y, en ningún momento que no fuera fruto de la oblicación fruto de la presión ciudadana por la magnitud del los últimos acontecimientos climáticos- el gobierno introdujo de manera razonada y cabal el debate en el pleno ni tampoco se reclamó su inclusión con medidas tangibles y concretas de la oposición que suma la mayoría, estamos ante un hecho no solo lamentable que muestra el nivel político de nuestros representantes locales, sino ante un hecho preocupante para el resto de la ciudadanía por lo que demuestra de indolecia con los intereses de la colectividad local.

Si las circunstancias económicas apuntaban hace ya bastantes meses -tambien en julio- a una crisis financiera que llegaba en pequeñas oleadas y que en las últimas semanas ha barrido como un tsunami el mundo financiero y ha ejado todada la economía real agravando las condiciones de los ciudadanos que han entrado en la cadena continua de Expedientes de Regulación de Empleo que han presentado las empresas del rextil y la piel de nuestro pueblo y del entorno y ha  puesto en precario, un poco más, las economías familiares y las posiblidades de salida de los jóvenes y las personas desfavorecidas del municipio que ya se mueven en un nuvel cercano a la pobreza real y, de manera absolutamente irresponsable, el ayuntamiento ha dejado al margen del debate político de la instritución más cercana los ciudadanos, las consecuencias reales para sus vecinos: paro, hipotecas, impuestos, tasas, servicios sociales, acciones políticas de impulso de otros nichos de empleo, atención a la marginalidad emergente o la intervención en la promición de las facilidades necesarias para el agceso a una vivienda digna; es que estamos ante un grado de insensibilidad soicial que podemos dar por descontado en la derecha librecambista y capitalista, pero nunca podremos justificar en la actuación política de aquellos que dicen representar a las ideas y los valores de la izquierda y el progreso. La fragilidad preocupante de la oposición en estos momentos de desconfianza en el sistema financiero, de preocupación creciente de los ciudadanos por el empleo y de necesidad de un impulso radical de las políticas sociales que modere el efecto prverso e una crisis fruto de la codicia y la especulación, es un dato que ha quedado patente en la ausencia de mociones, interpelaciones o de introcución de puntos e el orden del día a lo que tienen derecho por ley y sustituir ese ejercicio de democrácia, participación y demostración explicita de un compromiso con la vida cotidiana de cada uno de los ciudadanos e L’Alcúdia de Crespins y del pueblo como sociedad colectiva, por juegos malabares que solo afectan a los miembros del consistorio que son o han sido, en unos asuntos que deberian ventilarse en los Tribunales e Justicia para dar paso a la política con mayusculas.

Cuando todo se tambalea y se está discutiendo sobre los aspectos de la salida de la crisis que atenaza a los ayuntamientos que han fundamentado sus ingresos en el ladrillo, en base a un documento de financiación municipal, de desarrollo del Pacto Local, de la eficacia de la egunda descentralización y de la dotación económica por la competencias que se desarrollan por los entes locales y corresponde su ejercicio y su pago a otras administraciones públicas y, en nuestro ayuntamiento reunido en Pleno, ni se apunta una posición conjunta de la defensa de los derechos que la Carta Local Europea o los Acuerdos de Vitoria les otorga, aunque sirviera como elemento pedagógico para la ciudadanía de la precariedad de las haciendas públicas locales y la unidad del municipio contra los grandes despilfarros de la Generalitat Valenciana en los grandes eventos de humo y pajas en detrimento de los ingresos municipales que se reciben tarde, mal y nunca.

Nos cuentan algúnas almas benditas que acudieron al pleno que la unanimidad se produjo en la petición de zona catastrófica como un brindis al sol para salvar la vergüenza de la desidia de los responsables municipales. Desde aquí les queremos sugerir que, si quieren ser rigurosos en el camino hacia el precipicio al que están conduciendo a nuestro municipio los ediles, que en el próximo pleno declaren aunque sea e manera metafórica, al Pleno del Ayuntamiento en estado de liquidación por derribo.

Sin quitarle ni un ápice de legitimidad democrática y de dignidad institucional, pero conscientes de que estos conceptos son sinónimos de responsabilidad públiuca corporativa, e servicio público desinteresado y de control ciudadano en el desarrollo de las funciones que el pueblo les ha confiado.

Esto no chuta, señoras y caballeros. La realidad está ahí fuera  no la están viendo. Lamentablemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: