CON PERMISO DEL ESTADO.

 

 

 

 

 

Jordi Sevilla

Lasalvación del capitalismo mundial parece estar, otra vez, en manos de su adversario. El Estado, ese ente al que vienen vituperando desde hace décadas los apologetas del libre mercado, está yendo en ayuda de un sistema económico cuyas reglas exigían el no intervencionismo estatal. Hasta ahora. Como en la crisis de los años treinta del siglo pasado, el nuevo capitalismo será distinto del anterior en algunas cosas importantes. Entre otras, habrá más espacios para la regulación y la supervisión estatal en zonas de la actividad económica, en que ahora estaba ausente. Una de las muchas lecturas que se puede hacer de este hecho es la siguiente: si ahora se reconoce como necesario una mayor intervención del Estado en la actividad financiera desenfrenada, incluso como positivo, es que puede hacerse dicha intervención. Y si ahora es posible y se quiere, antes también era igualmente posible, solo que no se quería. Por prejuicios ideológicos, políticos o de intereses económicos. Dicho de otra manera: las cosas positivas que puede hacer el Estado en defensa de los intereses colectivos son más que las que hace. El Estado puede hacer más cosas en beneficio de todos. ¿Por qué no las hace?. Un ejemplo, que se ha visto con claridad en la reciente Asamblea de la ONU en Nueva York. Si solo el Estado norteamericano puede destinar 750.000 millones de dólares para acudir en ayuda del sistema financiero, cómo es posible que durante tres años, todos los países desarrollados juntos no hayan sido capaces de poner 130.000 millones de dólares para cumplir con los Objetivos del Milenio, erradicación de la pobreza y el hambre en el mundo con programas para reducir la mortalidad, el sida, etc, que ellos mismos aprobaron en 2000. Es como el cuento del Rey Desnudo. El debate actual sobre lo que el Estado puede y debe hacer ante la crisis financiera pone al desnudo sus vergüenzas de lo que pudiendo hacer, no ha hecho en otros asuntos no menos importantes para el bienestar social. Espero que eso nos haga a todos más exigentes ante nuestros gobernantes a la hora de explicitar las prioridades colectivas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: