• Top Clicks

    • Ninguna
  • Posts Más Vistos

  • Blog Stats

    • 316.527 hits

Las guerras del PP.

ARTÍCULOS DE OPINIÓN

  • CARLOS CARNICERO

    21/04/2008

El Zumbido

Las guerras del PP

La caverna proporciona otra vez las mejores victorias a Zapatero. La iniciativa del presidente de nombrar más mujeres que hombres en su Gobierno ha renovado su valor ante los ataques machistas de la derecha dura. La caspa atrabiliaria de estos machistas de casino aumenta el valor de la iniciativa del presidente por pura defensa de la divinidad de un país. Al mismo tiempo, la existencia de esos sectores ultra conservadores es un inconveniente fundamental para la pretendida renovación de Mariano Rajoy que se está endosando dosis de su propia medicina. Crió cuervos y le comen los pies.

<!–

Dentro del PP perviven muchas crisis solapadas. La primera es la coexistencia en su seno de varios partidos. Si se analizaran con microscopio las naturalezas de los diez millones de votantes de Rajoy en las últimas elecciones, se podría comprobar que el PP ha tensado al máximo un arco que abarca desde la extrema derecha (que no tiene una representación parlamentaria explícita) hasta el centro político. Sólo desde esos parámetros pueden contemplarse los excelentes resultados obtenidos en Madrid, País Valenciano y Murcia y el crecimiento electoral en Andalucía. Pero el arco no da más de si sin que se desgajen algunos de sus extremos.

En el PP también se ha manifestado con toda crudeza la tensión territorial. El partido en Cataluña reclamará tarde o temprano una personalidad que le permita crecer sin convocar un rechazo dramático promovido desde el centro y las periferias para atacar la política territorial del PSOE. Los votos ganados por los suspiros centralistas han hundido al partido en Cataluña.
Ahora la confrontación entre el PP de Andalucía y Esperanza Aguirre es una demostración de que los barones territoriales van a vender su apoyo al candidato que elijan. El PP ya no podrá ser el mismo que en la época de Aznar en la que tocaba el silbato y los presidentes de La Rioja o Valencia venían a servir a Madrid.

Es difícil que Mariano Rajoy pueda encabezar con éxito la renovación del partido que él mismo colaboró, a las órdenes de Aznar, a definir. Le falta autoridad moral para cambiar a todo el mundo quedándose él. Lo sabe Esperanza Aguirre que está conectada con el otro PP: el mediático. La Iglesia Católica, la COPE y El Mundo tienen mucho que ver en esta pelea y están en la órbita de Esperanza Aguirre que les ayuda y les da el consuelo de pensar que con ella sería el mismo PP ultramontano pero con una dosis redoblada.

Carlos Carnicero es periodista y analista político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: